Te ayudamos a escribir el libro de tu vida
lunallena
BlogCrecimiento PersonalPersonal

Noche de brujas

Cuando un grupo de mujeres se reúne ¡pasan cosas increíbles! Incluso aunque, a primera vista, no se reconozcan.

Tuvimos la ocasión de experimentarlo el pasado otoño, coincidiendo con una hermosa luna llena. El círculo constaba de diez mujeres, muchas de ellas no se conocían, por lo que la experiencia se presentaba como un reto. Pero tras la tensión de los primeros instantes, la magia acudió al rescate y la energía empezó a fluir.

Para romper el hielo, iniciamos un turno de palabra: cada una compartiría qué la había impulsado a participar del encuentro. ¡Aún se me eriza la piel al recordar las intervenciones! Y es que no es fácil sentarte en una mesa y empezar a hablar de emociones  ante un público expectante y desconocido. Pero lo hicimos con tanta sinceridad, que cada palabra mostró una parte de nuestra esencia, de nuestra experiencia, de nuestra feminidad.

Tras establecer el vínculo de confianza, nos unimos al palpitar de un batallón de corazones de mujer y la empatía se hizo presente. Podía percibirse como iban surgiendo conexiones especiales entre nosotras. Todas tan únicas, todas tan bellas, todas tan brujas… Sencillamente, diosas en acción.

Con la emoción al dente, hurgamos en el interior de una cajita mágica, dónde cada una encontró un regalo sorprendente y diferente; debatimos sobre uso del  yo y el nosotros,  sacando a relucir el poder de las palabra y las enseñanzas de maestro Miguel Ruiz en obra magistral, «Los Cuatro Acuerdos»; hablamos de la importancia de respetar los silencios y los tempos de cada cual; conocimos el origen de «la hora del maní», una preciosa historia que narra como las mujeres en la India, desde tiempos ancestrales, se reúnen para compartir sus experiencias mientras comen cacahuetes; hablamos sobre «El Millonésimo Círculo» e incluso surgieron propuestas para dinamizar nuestro siguiente encuentro.

El reto nos empoderó: superamos el entorno, la falta de confianza y tras compartir durante dos horas y media, nos costó encontrar el momento de despedirnos. En nuestro círculo empezaba tejerse la red del agradecimiento.

Y es que cuando un grupo de mujeres se reúne ¡pasan cosas increíbles! Incluso aunque, a priori, no se reconozcan.

Eva Ramírez

Escritora y correctora, especialista en literatura consciente. Organizadora de eventos y formaciones para el crecimiento en equipo.