Te ayudamos a escribir el libro de tu vida
pexels-photo-256546
Blog

DE LA FANTASÍA A LA REALIDAD

Crecemos. Inevitablemente. Llegamos a este mundo llenos, tan solo, de instintos de supervivencia. Llorar nos ayuda a vivir cuando llegamos. El llanto es nuestra primera palabra, nuestro primer signo de comunicación. Crecemos, inevitablemente.

El sábado 29 de abril de 2017, se entregaron los premios correspondientes a la 37ª edición de los Premis Literaris per a Escolars d’Òmnium Mataró; entre los cuales, este año, se incluía una nueva categoría, la de adultos; donde, una servidora, tuvo el honor de ser premiada con un galardón.

En un librito editado por Òmnium, se recogen todos los trabajos premiados en las diferentes categorías, que empiezan con la primaria, pasan por la ESO, siguen por el Bachillerato y los Ciclos Formativos y acaban, como ya he dicho, en la categoría de adultos.

Acabo de leer el librito de un tirón, del primero hasta el último relato. Y me ha sorprendido mucho y me ha encantado la excelente calidad literaria que desprenden todos y cada uno de ellos. Justo es decir que las escuelas de Mataró hacen un trabajo magnífico a la hora de animar a los alumnos a disfrutar y expresarse mediante la literatura. Lo puedo corroborar de primera mano, ya que he sido alumna en la ciudad (mi profundo agradecimiento a la Escola Pública Rocafonda y al Institut Alexandre Satorras).

Si tenéis la fortuna de haceros con uno de estos libritos que recogen los trabajos premiados; además de disfrutar de buena literatura y de historias fascinantes, os podréis dar cuenta de cómo se desarrolla la consciencia a medida que vamos creciendo.

Con alguna excepción (siempre hay), los más pequeños empiezan ofreciéndonos unos mundos de fantasías preciosas donde, al final, nos dejan una moraleja que, por la edad de los jóvenes escritores, nos sorprende y nos trastorna afectuosamente por su calidad argumental.

Más adelante, los escritores de final de primaria y comienzo de secundaria, nos descubren sus despertares al mundo. Nos muestran sus miedos, sus superaciones, sus aprendizajes…, en definitiva, sus luchas personales con lo que la vida les va poniendo delante. Al final, sin embargo, sus escritos denotan cómo se reafirman en ellos mismos y que son capaces de aprender todo aquello que les hará falta a lo largo de la creación de su propia historia.

Los alumnos más grandes, los que acaban la secundaria y los que empiezan otras enseñanzas, escriben mirando hacia afuera, hacia el mundo que les rodea; traspasan la barrera de su persona y abocan en sus escritos una mirada humana sobre los sucesos que les toca vivir, sean cercanos o lejanos. Nos demuestran que son muy conscientes de la realidad que vive el mundo y quieren que el lector también tome conciencia. Yo, personalmente, me quito el sombrero ante estos escritores.

Por último, los adultos, a quienes quizás nos parece que ya hemos luchado bastante con nosotros mismos y con el mundo, y que generalmente relegamos las fantasías para la hora de los sueños o para levantar castillos en el aire, hacemos de la cotidianidad nuestra bandera y llenamos los escritos con escenas habituales que, cuando menos, nos ayudan a escapar por unos momentos de nuestra propia realidad.

Muchas gracias a Òmnium y al jurado de la 37a edición del Memorial Joaquim Casas por haber considerado mi relato merecedor del primer premio de esta última categoría.

Si lo queréis leer, lo podéis hacer aquí.

Mònica Ruiz Rey

Asesoramiento lingüístico. Redacción y corrección de textos.